HISTORIAS DE VIDA CON DAMIÁN VIDAL: EL CAMPEÓN DEL WHEELCHAIR SUDAMERICANO

832

Un reportaje de Israel Rodríguez y Eduardo Rodríguez


INTRODUCCIÓN

Se llama Damián Vidal tiene 35 años de edad. Nació el 14 de Enero de 1985 en Uruguay. Su carrera en el deporte comenzó desde los 11 años, siendo un chico con una vida totalmente normal. Se dedicaba a jugar fútbol en equipos de su localidad, así hasta los 16 años donde por razones de crisis regionales tuvo que abandonar el deporte y sus estudios, alimentándose con lo que hubiera a la mano.

Dedicándose a trabajar en lo que se pudiera, es que decide asistir a un gimnasio del barrio pues observó que sus amigos comenzaban a obtener cambios físicos bastante buenos. En ese entonces Damián pesaba 55 kilos y quería desarrollar su masa muscular. Fue así como empezó a leer revistas de físicoculturismo en el kiosko de un amigo, ya que era algo que no podía comprar debido a la situación económica; desde ahí se inclinó por la lectura de la época dorada del físicoculturismo en donde aparecían físicos clásicos como los de Arnold, Lou, Dorian, Franco, Kevin y más…

“Me di cuenta que era algo muy lejano poder estar en un escenario, mas no imposible. Nunca dejé de hacer ejercicio. Apenas abría el gym a las 8 am, llegaba a mi casa, comía, me bañaba, me acostaba y en la tarde volvía a entrenar y hacía el mismo procedimiento, así estuve durante 1 año y los resultados fueron impactantes, pues brinqué a los 105 kilos con apenas 18 años; tenía 47 cms., de circunferencia de brazo con una altura de 1.79. No tenía la oportunidad de seguir pagando el gym ni mucho menos de utilizar suplementos”.

EL CAMINO HACIA LAS COMPETENCIAS

Ya para el 2003 Damián tuvo la oportunidad de ingresar a la policía en un grupo de élite de su país, donde el físico era un requisito básico debido a la preparación que tenían de llevar todo al límite, sumándole el toque de hambre, sudor y lágrimas para poder enfrentar cualquier tipo de situación que un policía enfrentara. No había lugar para excusas. Al siguiente año decidió comenzar su carrera como físicoculturista cuando uno de sus referentes nacionales lo observó: Wilmar “El Papo” Neira, quien le preguntó si le interesaría competir en físicoculturismo. “¿Cuándo comenzamos?”, fue la respuesta de Damián.

“Pasé a observar cada movimiento de Wilmar, desde su técnica entrenando, cómo caminaba, cómo posaba… Quería aprovechar todo lo que estaba viviendo porque era muy consciente de que el sueño se me podía terminar en cualquier momento. No tenía idea de nada. Era todo un novato con letras mayúsculas. De la mano del señor Alejandro Giacomino, preparador físico y encargado de la parte nutricional junto con Wilmar, me enseñaron a posar, comer, entrenar, y todo lo relacionado con el mundo del culturismo”.

Llegado el gran día de su debut como competidor, Damián bajó 25 kilos para llegar rayado, obteniendo victoriosamente el lugar de Vicecampeón Nacional Juvenil. Una gran hazaña y todo un sueño hecho realidad, ya que apenas un año antes, estaba hojeando las revistas de físicoculturismo con gran asombro.

“No realicé al margen mi dieta, ya que el trabajo no era el adecuado para poder tener la comida en condiciones óptimas. Muchas veces comí los alimentos con olores extraños y otras veces la tuve que desechar. Me tentaba todo tipo de comidas, pero dentro de todo, hice las cosas a un 90% de lo que me pidieron, no pude dar el 100 por el trabajo y poder mantener la dieta, aunado al mal dormir, las situaciones con la policía, etc.”.

LA TRAGEDIA TOCA A LA PUERTA…

Era el año 2005 y ya habían pasado 4 meses de aquella victoriosa competencia. Pero un día, saliendo de un servicio del trabajo, Damián no tenía idea de lo que el destino le deparaba. La moto en la que circulaba cayó sobre él, implicando de una trágica manera ambas piernas. “Ahí pasé los peores momentos de mi vida, me debatía entre la vida y la muerte. Me tuvieron que hacer de todo para que hoy yo pueda estar contando todo esto”.

Llegó el doloroso momento para Damián, quien estaba bajo los efectos de la morfina. Frente a él, la cara de su madre y de su hermano lo decían todo sin esbozar una sola palabra. Todo el equipo de operaciones estaba esperando a que él tomara la decisión de si se iba a casa o le amputaban las piernas. Después de una hora de grande angustia y desesperación, la decisión final se tomó. Firmó la planilla pasando automáticamente de la luz a la obscuridad.

“Durante el proceso sentía que hubiera preferido morir, es entonces cuando vi la famosa luz blanca. ¡Es algo indescriptible! No sé si fue el subconsciente. Luego de más de 8 horas de intervención me salvaron la vida”.

Este proceso llevó a que la masa muscular de Damián se redujera considerablemente. Al pasar los días quiso comenzar a moverse, encontrándose con un proceso sumamente doloroso. Los doctores le comentaron que estaba vivo gracias a su fortaleza física y mental. Ahora restaba el proceso de recuperación, mismo que también estaba “en sus manos”. Sus compañeros de trabajo le llevaron discos y un par de mancuernas para que empezara a fortalecerse nuevamente. Con esos mismos discos entrena hoy en casa.

LA BENDICIÓN QUE PROVIENE DEL CIELO…

Al pasar d e los años Damián tuvo que realizar una nueva vida, con nuevas metas y proyectos, alejado del físicoculturismo de competencia, mas no de los entrenos. Todas las metas que se trazaba las cumplía y así hasta el año 2014, el año de la bendición en el que nace su hija. “Éste sí que fue el mejor premio que la vida me dio”.

Y aunque en su trabajo le dieron el retiro por incapacidad física, él seguía motivado, montando un taller en su domicilio que por años le dio sustento, pero un día la empresa Securitas Uruguay le ofreció trabajo en el que labora hasta la fecha.

“TIENES QUE VOLVER”

Ya para el 2018 muchos lo animaban a volver a los escenarios, pero Damián ya tenía sobrepeso en su persona. Hasta que un día se motivó y decido regresar al gym, el de un amigo llamad Sebastián Álvarez, quien lo conocía desde su época de futbolista, y juntos decidieron intentar subir una vez más al escenario, comenzando el largo proceso de dieta, aeróbicos y entrenamiento. La memoria muscular es real y el hecho de él ya haber pasado por este proceso le ayudó mucho. Nadie más que él sabían de la manera en que respondía su cuerpo y ahora evitar los errores antes cometidos.

Un año después llegó nuevamente el gran día, pero esta vez en Argentina en el Campeonato Sudamericano NPC. Juntos se presentaron en competencia, obteniendo el título de campeón cada uno en su respectiva categoría. Damián en Wheelchair. Meses después Damián repite el campeonato en el Torneo Nacional.

ACTUALMENTE…

Damián nos comparte: “Tuve el honor de realizar una exhibición con la reconocida atleta profesional que tenemos en Uruguay: Marta Aguiar. Estoy súper agradecido de que me acompañara, arriesgando todo por poder estar junto a mí”. También realizó una exhibición en el evento The Warrior Ultra Elite de combates semiprofesionales de artes marciales.

Hoy Damián se encuentra ansioso por reanudar actividades, ya que debido a la pandemia todo está detenido, pero él ya tiene 4 torneos más en mente.

SIGUE A DAMIÁN EN SU CUENTA DE INSTAGRAM