MOTIVACIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA

397

POR Carlos Castro



Quien les habla no tiene el derecho ni la intención de hablar desde la experiencia dado que, como todos, esta situación jamás la hemos vivido, por ende más allá de buscar en videos de autoayuda o apelar a textos ya escritos por experiencias en otras épocas de casos similares, vamos a apelar al puro sentido común.

Como todos sabemos, nuestro amado deporte tanto acá en Argentina como en todos los países sudamericanos y de Centroamérica, a nivel Amateur el nervio/motor de cada uno de los atletas es la motivación (es la suma de varios objetivos), salvo en casos excepcionales que aparte del amor al deporte, es el dinero. Cuando digo así, es aquellos que tienen su carnet Pro o empresas y o federaciones que aportan para su desarrollo dentro de la actividad (objetivo que todos tuvimos y tienen los que los practicamos) el poder vivir de lo que amamos.

Ahora, ¿qué pasa cuando nos encontramos con este imponderable justo y cuando empezábamos los atletas y los preparadores en cada equipo a diseñar el calendario? Muchos con los ciclos de preparación empezados, algunos con 60 días de avanzado el trabajo.

Respecto a mi sugerencia, y a lo que podemos desarrollar en esta nota, está directamente ligado a los atletas que compiten, que puede resultar lo que decimos algo distante a las personas que concurren al gym, por gusto, por estética o por costumbre por más estricto que sean.

El deportista de la categoría que sea, desde la categoría Bikini, pasado por todas las categorías hasta la máxima que es el Físicoculturismo, tenemos otro chip, otra forma de ver la actividad de una manera muy distinta.

NUESTRA GRAN Y ÚNICA MOTIVACIÓN ES EL ENTRENAMIENTO

La motivación normal de cualquier atleta es lograr un triunfo; para los menos optimistas un podio, para los más destacados es la clasificación a eventos internacionales y su competencia, y como todos sabemos la incertidumbre es grande, por ende lo que era el gran objetivo pasa a ser secundario y lo que era la herramienta para ese objetivo, o sea el entrenamiento, pasa a ser nuestra gran motivación.

Por más que se hayan bajado los eventos que teníamos en carpeta, por nada del mundo debemos dejar de entrenar, en estos casos el mantenerse o mejorar debe ser una gran motivación, acá es el punto más difícil, dado aquellos atletas que se preparan solos, su único sustento es la fuerza espiritual lo que decimos “El Ojo de Tigre”, caso muy distinto son aquéllos que tienen un team o un equipo atrás donde la suma de las fuerzas hacen que esto sea posible.

Es importante y primordial seguir entrenando, independientemente del equipamiento que podamos tener en nuestras casas, pero hay que ser conscientes que en épocas de cuarentena hay que ser inteligentes a la hora de invertir en uno mismo, dado que así como hay menos ingresos, también hay menos gastos satélites (salidas recreacionales, traslados, combustibles, vestimenta etc.) de la vida cotidiana y eso nos permite adquirir equipos, alquilar o bien reforzar lo que todos tenemos en nuestras casa.

El seguir con nuestros entrenos nos permite que, en el peor de los escenarios, tengamos que postergar un calendario, que no es poco.

Ahora, ¿qué pasa si el entorno global nos afecta la psiquis hasta el momento de abandonar la actividad? La pérdida no es solamente un calendario, sino es empezar una año nuevo con 6 meses o más de entrenamiento menos, por ende son medio año menos de entreno (con todo lo que eso conlleva) que tus rivales, es cuando los que no se rindieron empiezan a pulir detalles en vísperas al calendario, tú empiezas de cero (adaptación – volumen- definición).

Por esto exhorto a todos aquellos atletas que por favor no dejen de machacar, obviamente es entendible todo; es todo oscuro, pero si hay algo que sobra es tiempo, dejar de lado el consumo de cosas negativas como los noticieros, redes, chat con personas que no suman, concentrarse en vuestro entreno, visualizar lo lindo que será volver a pisar un escenario, pensar en lo lindo que va a ser volver al gym de los amigos; volver a disfrutar de lo que muchas veces nos quejamos.

Concentrarnos en nuestra alimentación que con tiempo se puede comer lo mismo, pero con más sabor y a su vez tener en vuestras heladeras simplemente las comidas de las dietas.

Recuerden que el tiempo cura todo, menos el tiempo perdido, y en unos meses esto no va a ser más que una experiencia y nada más, y ser consciente de que nuestra herramienta es el hierro y de hierro tiene que ser nuestra fuerza. MOTIVACIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Gracias a los chicos de MD Latino por permitirme estas palabras, al amigo Flavio Fernán Romero con quien venimos trabajando juntos desde hace años y aguante el Físicoculturismo y no permitamos que muera. ¡Saludos!