LA VACUNA CONTRA EL COVID YA ESTÁ DISPONIBLE

388

Por: Simon Gimenez 


Hoy vengo a darles una noticia, o mejor dicho una no noticia: la vacuna contra el covid o cualquier otro tipo de virus ya está disponible y está disponible desde hace muchos años, incluso décadas. No hace falta ser infectólogo, virólogo o incluso médico para saber que la actividad física, junto con una dieta saludable y una actitud positiva hacia la vida, es el mejor antídoto contra la mayoría de las enfermedades y no sólo contra algún tipo de coronavirus creado en un laboratorio chino o no…

También es esencial el aire fresco y puro, la exposición al sol y las relaciones humanas directas. Y cuando digo directas, me refiero en vivo y no por Zoom, WhatsApp o Skype.

Desde que comenzó este confinamiento (no es cuarentena) nuestros gobiernos nos privaron de todos los privilegios antes mencionados cuando lo lógico y tal como lo hicieron los países que desoyeron a la OMS (Organización financiada en un 80% por privados especialmente farmacéuticas) “encuarentenaron” a los grupos de riesgo como ancianos y personas con comorbilidad y permitieron al 95% de la población seguir su vida normal, evitando el colapso económico producido por la “plandemia”, sí, PLANDEMIA.

Mientras tanto algunos “filántropos” como George Soros y Bill Gates lucran con una futura vacuna la cual pretenden a mediano plazo inocularla, sobre todo a personas sanas que jamás tendrán ningÚn tipo de complicación producida por este o cualquier otro virus.

Lo más triste es que los laboratorios que son parte de las “farmafias” desembarcan en países latinoamericanos como Argentina y México para usar a sus habitantes como “conejillos de indias” con la complicidad de sus gobernantes, quienes encima nos venden estos proyectos siniestros como una forma de entrar al primer mundo. Y ésta es sólo una parte del plan macabro de éstas élites, ya que el próximo paso es apropiarse de los activos económicos a precios irrisorios como la energía y el litio (material imprescindible para las baterías de elementos electrónicos como teléfonos y computadoras que rigen nuestras vidas debido justamente al encierro dictatorial que ellos mismos impusieron). ¡El negocio perfecto!

Sólo queda preguntarnos, ¿hasta qué punto seremos tan ingenuos y serviles?, ¿aceptaremos que nos inoculen con vacunas de dudosa eficiencia y seguridad? ¿O por primera vez en la historia moderna nos revelaremos para exigir lo que nos pertenece, nos inmuniza y nos hace ciudadanos libres..? Ya seamos culturistas, médicos, obreros, maestros o simplemente seres humanos.